dialoga en Lima y en Loreto

alexander ahuanari, detenido  junto con su madre la señora gladys

Tres madres de familia entre los detenidos de Puente Piedra

Las historias de Ana María Olivos, Gladis Ahuanari e Ysabel Méndez demuestran la arbitrariedad de la policía

Publicado: 2017-01-14

Una de las características de la brutal represión en Puente Piedra el jueves pasado es que la arbitrariedad de la policía, deteniendo a personas que no tenían ninguna relación con la protesta.    Es el caso del señor Armando Echaíz, quien se dirigía al Hospital Militar para su terapia pues sufre problemas psiquátricos.   Él debe tomar una medicación cada ocho horas.   También el albañil Percy Figueroa Vergara, quien estaba caminado a la casa donde estaba trabajando como albañil cuando lo detuvieron. En la noche del jueves aún no entendía por qué lo habían detenido y tenía vergüenza de avisar a su familia.   Su esposa Emidia está desesperada. Ellos tienen tres hijos, uno de ellos un bebé.

Sin embargo, lo más chocante es lo que viene ocurriendo con tres madres de familia ajenas a la protesta. Entre los casos que más han conmocionado a los vecinos está el de la señora Ana María Olivas de 38 años, quien tenía cinco hijos. En setiembre murió atropellado el mayor, que tenía 22 años. Actualmente, además, ella está muy mal de salud.     

El día de la protesta ella salió de su casa a buscar al segundo de sus hijos y, cuando vio que la policía detenía a un muchacho, creyó que era él. Comenzó a gritar: "¡Suéltenlo, abusivos!" y entonces los policías fueron contra ella y después de arrojarla al suelo la detuvieron. Su caso es uno de los que más ha conmocionado a los vecinos de Puente Piedra. Por su enfermedad se encuentra ubicada en un ambiente distinto a los otros detenidos.

También es penoso el caso de Ysabel Yulissa Méndez Sánchez, quien trabaja como costurera. Tiene 3 hijos, la mayor de 18 años y los otros dos son más pequeños.   El jefe del taller donde trabaja les dijo a los empleados que iba a cerrar por los disturbios. Cuando ella se regresaba a su casa, la detuvieran.

Finalmente, otro caso indignante es el de la señora Gladis Ahuanari vino de la selva hace diez años, porque uno de sus hijos tenía leucemia. Él falleció, pero ella se quedó en Lima, donde vive con sus dos hijos y trabaja en una empresa de limpieza. Ayer se dirigía a su trabajo, cuando en la confusión que había en Puente Piedra la policía la detuvo. Cuando su hijo Alexander Ramírez Ahuanari vio que detenían a su mamá, se acercó y también lo detuvieron. A él le han golpeado en la espalda y en el hígado. Él estudia psicología y tiene 20 años.   Madre e hijo detenidos, pero muy pronto pasarán a cárceles diferentes y distantes si los magistrados aceptan el pedido de la fiscal González. 
En todos estos casos, se entrevistaron con ellos los abogados de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.   Hay por lo menos 19 personas inocentes, injustamente detenidas y acusadas por la Fiscal Gonzales.    Ella, probablemente presionada por sus superiores, a su vez presionados por el Ministro del Interior, ha emitido una acusación genérica sin prueba alguna, para los 55 detenidos, sin considerar que entre ellos existen personas que no tuvieron nada que ver con los hechos de violencia. Inclusive hay un extranjero, Nicholas Joeberth, proveniente de Sudáfrica, quien se encontraba totalmente ebrio cuando lo detuvo la policía.    
Si alguien tiene videos u otras formas de acreditar la inocencia de estas personas y de los demás detenidos, (porque cuando se trata de un habitante de Puente Piedra hay que probar la inocencia), por favor comunicarse con la abogada Katya Pinedo al teléfono 956527599.

Escrito por


Publicado en

Reflexiones Peruanas

Sobre el país en que vivimos y queremos vivir