sin ciencia no hay futuro

rafael santa cruz en natacha

El legado de Rafael Santa Cruz

Publicado: 2014-08-04


Este 14 de agosto, Rafael Santa Cruz era esperado en Murcia, para el festival Cante de las Minas, en homenaje a Paco de Lucía, fallecido abruptamente en febrero. Ahora, la muerte del propio Rafael, llena de profunda tristeza a quienes en el Perú y el extranjero admiraban su calidad artística y su compromiso con la cultura.

En el ámbito personal, su muerte es especialmente dolorosa por haberlo conocido y haber sido testigo de su calidad humana, su solidaridad y su gran fuerza de voluntad. Lo recuerdo hace diez años, cuando le invitamos a participar en el lanzamiento de la Mesa contra el Racismo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y en todas las actividades contra el racismo en que después intervino, denunciando los estereotipos racistas que existen en la televisión, como los que promueve Jorge Benavides con su personaje El Negro Mama.

En un foro sobre Racismo y Medios de Comunicación, Rafael comentó cuán difícil había sido para un afroperuano abrirse espacio en el mundo del cine, el teatro y la televisión. “Me hablaron mucho tiempo de una obra, para después decirme que me ofrecían el papel de árbol”. Agregó que para un actor negro es frustrante saber que, pese a todo el talento que muestre, será muy difícil para que piensen en él para ser Hamlet o Romeo. “Y cuando por fin lo aceptan, piden que el negro tenga “rasgos finos”, con lo cual, están manifestando que aceptan a los que menos parezcan negros”.

Y, pese a todo ello, Rafael logró abrirse camino. Mucha gente en el Perú lo conoció cuando, allá por 1991, los productores de la telenovela Natacha, que habían convocado a una chica rubia venezolana como trabajadora del hogar, decidieron invitarle para que hiciera el papel de un médico negro, del cual se enamoraba una de las protagonistas. Su presencia en la televisión se mantuvo después en diversas telenovelas, como Eva del Edén o Qué Buena Raza, en roles que cuestionaban al espectador, pero también de manera más entretenida en Los del Solar.

Paralelamente, dedicaba mucho de su tiempo a la promoción del cajón, publicando en el 2004 años el libro El Cajón Afroperuano, y organizando los Festivales Internacionales del Cajón y las cajoneadas masivas que se hacían en la Plaza Washington o la Plaza de Armas, convocando a millares de cajoneadores, de todas las edades.

En este ámbito, su persistencia ha ido logrando que cada vez haya más peruanos interesados en aprender cajón, al punto que en muchos colegios actualmente se enseña. El grupo Únete Afro logra también difundir el cajón y el arte afroperuano, desde su local en el Convento de Santo Domingo, el mismo cuyo portero fue San Martín de Porres. Precisamente ellos participaron en la conmemoración por el Día Mundial contra el Racismo que organizó la sede de las Naciones Unidas en el Perú.

En general, la tenacidad de Rafael y otras personas viene logrando no solo una mayor aceptación de la cultura afroperuana sino también de los actores afroperuanos. En el ámbito teatral, hace unos meses, Alberto Ísola dirigió a Anaí Padilla en Estrella Negra, la obra sobre una esclava durante las guerras por la Independencia. En estos días se está presentando en el Museo de Arte de Lima Al Otro Lado de la Cerca, drama del autor estadounidense August Wilson, con un elenco íntegramente afroperuano, que aborda las consecuencias del racismo dentro de una familia. Este mismo mes se estrenará también en el teatro Ricardo Blume una obra escrita por Celeste Viale, En la Calle del Espíritu Santo, sobre la resistencia de los afroperuanos durante la esclavitud.

Inclusive, en el ámbito de la televisión, parece ser que pronto habrá una telenovela dedicada a abordar específicamente la problemática de la discriminación hacia los afroperuanos y las personas con sobrepeso, producida nada menos que por Efraín Aguilar.

En el ámbito de los derechos de los afroperuanos, desde hace unos años contamos con la Dirección de Políticas para Población Afroperuana en el Ministerio de Cultura, que en junio organizó el Mes de la Cultura Afroperuana, en el que se desarrollaron múltiples actividades en Piura, Chiclayo, Lima e inclusive en Tacna, con presencia de una delegación afrochilena, proveniente de Arica. Rafael participó en el primer evento, el foro convocado por la Defensoría del Pueblo sobre estereotipos y racismo. También colaboraba en otros espacios antirracistas como la página Alerta contra el Racismo, para la que declaró: "La discriminación racial mata. Apenas la identifiques, elimínala".

Cuando una persona tan comprometida y valiosa como Rafael Santa Cruz nos deja tan inesperadamente, queda un hondo vacío muy difícil de llenar, pero hemos compartido más sobre él precisamente para que sigamos adelante, por el camino que él nos mostró.


Escrito por


Publicado en

Reflexiones Peruanas

Sobre el país en que vivimos y queremos vivir